Relatos Subterráneos – Capítulo 01

Advertencia: Los nombres están cambiados para preservar la identidad y privacidad de las personas que han participado de estos acontecimientos “ficticios”. Un cariñoso saludo para ellos de mi parte, junto con saludar a todos los trabajadores y trabajadoras del Metro, sean internos o externos como lo fui yo. Cualquier coincidencia con la realidad es más que una coincidencia 😀

Capítulo 01 – Mentora

Metro de Santiago - Vicente Valdés (L4)

He cometido un suicidio social. Mi universidad ha estado en paro por poco más de 1 mes, el dinero de la alcancía se vació entre los pasajes de ida y vuelta más los almuerzos, estoy pato. Siempre he trabajado de forma independiente, vendiendo dulces, alfajores, chucherías o boleteando.

Me siento un poquito inseguro a la hora de buscar un trabajo con contrato, tengo 21 años pero no tengo experiencia laboral. Me da un poco de pena que en el verano cuando mandé curriculums ni me pescaron. Otro amigo de mi edad que trabaja desde los 18 pudo regodearse y hasta negociar.

Dentro de mis intentos, estuve una semana en un McDonald. Me estaba empezando a adaptar (y a gustar), pero se rompieron mis lentes con los cambios de temperaturas entre la cámara de frío y la línea de cocina. Otra experiencia límite fue durar 1 día en una empresa de “reponedores”. Chicos, si ven en los avisos laborales que se buscan reponedores nocturnos… no vayan, era ir a un Homecenter a cambiar esas planchas de cerámica de lugar. Tengo un ojito parece.

Buscando en internet, con un amigo encontramos un aviso de trabajo que me pareció interesante. “Asistente de Cliente en Línea 4 y 4A, part time“. Mandamos curriculum por internet. Una tarde venía a mi casa en el Súper Expreso cuando llama un número desconocido. Era la chica de Recursos Humanos de la empresa, a ver si podía ir a una entrevista de trabajo. La emoción era grande, no sé si me emocionó más que me pescaran o que pudiera trabajar en el Metro mismo. Quien me conoce de chico sabe que para mí es como trabajar en una juguetería 😀

En este momento, estoy en el tren de vuelta a casa. Mañana sábado comienzo a trabajar. Mi gran pregunta ahora es: ¿y qué chucha hace un Asistente de Cliente? Uno como pasajero los ve a menudo pero no tiene idea de sus atribuciones ni funciones. Mi plan inicial era bajarme en Vicuña Mackenna e ir a consultarle a alguna asistente de qué se trataba el trabajo y si las condiciones laborales prometidas eran reales. Lo iba a hacer, iba a consultarle a la mujer chiquitita de ahí, pero me bajó la timidez y arrugué.

Estamos re bien para empezar a trabajar con público“, suspiré.

Tomé el tren y me bajé en la otra: Vicente Valdés. Me debatía internamente entre las ventajas de preguntar para llegar más preparado a trabajar mañana y ser un mediocre. Bajé, me di un par de vueltas por la estación en ese debate interno. A veces cuesta harto vencer la timidez, aún cuando todas las cartas te dicen que juegues.

Este tipo de cosas se terminan haciendo por emoción, debe ser como ese punto en que te hartas tanto de tu timidez que te sueltas un poquitito y sale todo a presión. Así fue, me acerqué a una asistente que se veía amable. Medio temblando le conté que mañana era mi primer día de trabajo, que me disculpara si me veía un poquito nervioso pero no sabía a quien preguntarle y si me podía dar algún consejo u orientar para lo que iba a ser mi trabajo.

La llamaremos Marta, pero no se llama así. Con gran amabilidad y una ternura maternal respondió todo lo que le pedí. Me dijo que estuviera tranquilo, que el ambiente de trabajo es bueno, el trabajo es entretenido y me recomendó que me afeitara. Me sentí tan bien de haberle preguntado 🙂

Al día siguiente, me presenté en la oficina donde están los supervisores de la empresa en estación Macul. Después de conversar un rato entre ellos, adivinen adónde me mandaron, así es… mi amada Vicente Valdés. Adivinen a quien se le acabó el paro en la universidad, también.

(…)

Cada capítulo se publicará los días Miércoles, a ver si logro hacer los 52 capítulos que tengo pensados 🙂 Se vienen spin-off con participaciones de otros compañeros de labores 😀 , se van a reír con las cosas que pasan abajo en el Metro.

-> Leer capítulo 02

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *