Secreto de Fotografía: Acto de comunicación

Yo no soy fotógrafo profesional, tampoco me gustaría serlo (profesionalmente mi vocación va más por el lado de la administración, el coaching, la comunicación y los medios de transportes), no obstante, llevo alrededor de 8 años tomando fotografías de medios de transportes, paisajes y otros temas varios.

Hay varias personas que ven mis fotos, les gustan, es común que también incurran en plagios (sí, una mierda… pero las fotos son buenas y la gente es floja) y también es común que me pidan consejos o que les haga clases.

Bien, yo no quiero dar clases ni pretendo venderme como el “súper súper” porque no me corresponde (salvo en transportes, que sí es mi fuerte), yo fui aprendiendo después de muchas horas de práctica, lectura de manuales y tutoriales, junto con la experimentación, desafíos personales y analizar las fotografías de otras personas. Así que les daré pequeños secretos, me parece que es lo mejor que puedo hacer en estos momentos 🙂

Secreto #01 – Acto de comunicación

Siempre que veo a una de mis abuelas (a quien quiero y estimo mucho), dice que ha visto mis fotos y me pregunta si tengo una súper cámara más moderna y genial que la anterior, alabando la cámara y la enorme calidad. Hay gente que se pone a la defensiva y le da rabia ese tipo de comentarios, pero yo lo veo de un modo distinto. Me explico.

Grábate algo en la cabeza. Las fotos las tomas tú, NO la cámara (a menos que la prendas, la tengas en automático y apretes clic esperando un milagro, lo que no es mi caso). La cámara es un instrumento que está a tu disposición para decir lo que quieras decir. Eso es lo rico del arte, acá todo es cancha.

Hay cámaras y cámaras, sí, es cierto, pero cada una de ellas te ofrece oportunidades y limitaciones. Quien ve cómo administra eso y le saca partido a lo que tiene eres tú. Así que olvídate de decir “mi cámara es mala” o “no me sale nada bien por esta cámara“, generalmente el problema es de quien la maneja.

Iquique - Bodyboard

Quiero invitarlos a reflexionar. Conmigo no van a tener cosas masticadas, sino pensamiento crítico. Cuando apretan clic a la cámara, ¿por qué lo hacen? Asumo que hay algo en lo que vieron que les llamó la atención y quisieron tratar de tomarle una foto para poder tenerlo o mostrárselo a otras personas. Piensen ahora un poco más profundo: ¿a qué le están sacando la foto? ¿cuál es el sujeto?

Me pongo en el caso de esta persona que está haciendo bodyboard. Yo estaba caminando en la costanera de Iquique por el sector de las pozas. En esta ciudad es común que se practiquen deportes acuáticos como el bodyboard y justo había un chico que estaba por meterse al mar. En esas milésimas de segundo mis neuronas se tuvieron que responder:

– ¿Cuál es mi sujeto? El niño que va a meterse al mar a hacer bodyboard
– ¿Y por qué quiero tomarle una foto? Porque para mí representa lo que es algo propio de la ciudad
– ¿Cómo logro transmitir lo que quiero decir? Tratando de fotografiar al sujeto pero dentro de un contexto
– ¿Cuál es ese contexto? El sujeto se va a meter al mar, por ende, tengo que incorporar el mar.
– ¿Tengo alguna limitante? Estoy con el sol en contra, pero lo puedo transformar en algo positivo si evito la luz directa y queda como un contraluz con una puesta de sol.

Juzguen ustedes, ¿me respondí bien? Hay otro montón de preguntas más técnicas que iré abordando más adelante, pero por ahora el punto central que quiero que entiendan es: la fotografía es un arte y como tal es un acto de comunicación. Si quieres empezar a tomar buenas fotos, piensa ¡qué es lo que quieres decir!

Al principio es normal que salga mal, porque aprendes que hay un montón de técnicas y cosas que debes ir aprendiendo para que se logre transmitir lo que quieres decir. Pero, ¿acaso no es rico que no sea fácil? Las cámaras son instrumentos, puedes tener una cámara muy avanzada y si no sabes ocuparla, seguirás siendo un asco o al revés, tener una cámara muy básica pero tomar buenas fotos igual.

Lo más importante es que tú quedes conforme con lo que haces, cuando empecé yo no hacía fotos buenas, pero nunca me rendí y aprendí mucho hasta que llegó un punto donde quedé conforme con lo que hacía, creo que en parte eso se logra transmitir también en las fotos <3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *