AV Santiago de Chile #4: Visita al Museo Benjamín Vicuña Mackenna

Estoy en duelo, he ahí el por qué no he publicado nada de Línea 6 ni de la Expo Cromix, sin embargo, espero poder tenerles algo de material en las semanas que siguen. Disfruten de este fin de semana y de este panorama.

DE PASEO AL MUSEO BENJAMÍN VICUÑA MACKENNA

El Museo Benjamín Vicuña Mackenna es un museo administrado por la DIBAM, es decir, es público y gratis. El museo se inauguró en 1957, aunque fue remodelado en 1998. Aquí se encontraba parte de la casa de Benjamín Vicuña Mackenna, quien le da nombre a varias avenidas y calles en Chile. Es un personaje histórico interesante de conocer.

El museo está entre Baquedano y Parque Bustamante en metro, en avenida Vicuña Mackenna 94. Es muy fácil llegar a pie. En Tripadvisor tiene buenas valoraciones (más del 90% con votos Excelente y Muy Bueno) aunque no es muy tomado en cuenta por los turistas ni santiaguinos, hay como 200 cosas “antes que hacer” jajajaja. Abre de Lunes a Viernes (09:30 – 17:30) y en Sábado (10:00 – 14:00).

LA VISITA AL MUSEO BENJAMÍN VICUÑA MACKENNA

Pese a que llevo más de 10 años en micro, viéndolo casi todos los días, esta visita fue la primera que he hecho al museo jajaja. Más que nada por curiosidad. Hay otras reseñas en Santiago Capital y Plataforma Urbana, sin embargo, en mi caso mis pies fueron guiados por la figura de Benjamín Vicuña Mackenna. La visita fue hecha en Octubre 2017, fui a pie desde el metro.

Bus del recorrido 210 Transantiago doblando hacia av. Vicuña Mackenna

¿Qué hizo él para merecer un museo, nombres de calles y liceos? La faceta más memorable fue su breve periodo como Intendente de Santiago entre 1872 y 1875. Marca un punto de quiebre importante en la ciudad, pues trata de resolver realmente sus problemas y de embellecerla, él quería que fuese “la París de América” y no solo se quedó en palabras, efectivamente hizo varios cambios urbanísticos para que Santiago fuese una ciudad bacán.

Museo Benjamín Vicuña Mackenna | Vicuña Mackenna 94

El Museo Benjamín Vicuña Mackenna se encuentra en lo que fue parte de su casa. Su casa era más grande, abarcaba varias edificaciones adyacentes, sin embargo, de ello solo queda este pedazo. Fue construida por Andrés Staimbruck en 1871, allí vivió Vicuña Mackenna hasta su muerte en 1886. Lo único que queda de la casa original es un pabellón donde hay una biblioteca. En la casa, también recibió un tiempo a Bartolomé Mitre, otro político argentino importante de la época.

Retrato de Benjamín Vicuña Mackenna como Intendente

Al entrar al museo, me recibieron de manera muy amable y me dieron unas hojas con información. La primera sala en exhibición (en el 2° piso) muestra la faceta urbanista, que es la que más conocemos. Ahí está su retrato y también un resumen de casi todas las cosas que se propuso hacer para Santiago.

Hay que considerar que Chile, Chile era un país muy distinto a lo que conocemos hoy. Hoy nos reconocemos como un país próspero en América Latina, bien educado, con buena salud, una economía estable. Sin embargo, durante varios siglos fuimos un país más o menos, los barrios marginales eran mucho más pobres y nos sacudían terremotos a cada rato, con lo que había que volver a construir lo mismo una y otra vez. Digo esto para que dimensionemos realmente lo importante que es lo que logró hacer.

Sala dedicada a su periodo de Intendencia de Santiago

La maqueta del centro de la sala eclipsa casi todo lo que le rodea, tal como ocurre con su obra. Vicuña Mackenna es recordado porque se propuso transformar el Cerro Santa Lucía -un peladero y cantera- en un parque público de alto nivel, especialmente para la clase media, y el Parque Cousiño (hoy Parque O’Higgins) en 1873.

Es así como efectivamente… lo logró. El cerro fue transformado en un bello paseo, del cual hoy subsisten el Castillo Hidalgo y la Ermita donde están sus restos. El resto ha sido agregado después. Eso sí, el Castillo Hidalgo es de antes, pero con esta transformación se le dio un estatus especial, tenía un restaurant y era un mirador de la ciudad, fue el primer centro de eventos de Santiago.

Maqueta del Cerro Santa Lucía como parque público en 1874
Maqueta del Cerro Santa Lucía como parque público en 1874
Cerro Santa Lucía como parque público en 1874

El cerro fue transformado en 2 años y medio, con más de 100 jardines, 31 esculturas, más de 1 km de camino. Era una locura y se logró. Santiago en ese momento tenía unos 150.000 habitantes, hoy somos más de 5 millones. Sin embargo, sus planes y proyectos eran más ambiciosos, no fue lo único que se hizo.

Benjamín Vicuña Mackenna como transformador de la urbe

Para uno, como santiaguino y amante de la ciudad, venir a este museo es un privilegio y una oportunidad genial, pues permite dimensionar todo lo que se ha hecho para vivir como vivimos, para que sea una ciudad mejor y más habitable (siempre se puede mejorar, eso sí).

El plan de reforma urbana incluía: la canalización del río Mapocho para evitar sus desbordes, la construcción de un Camino de Cintura o circunvalación, la transformación de los barrios del sur de Santiago, extender las redes de agua potable, crear el paseo urbano del Cerro Santa Lucía, terminar el Mercado Central, crear más recovas (centros comerciales pequeños) y escuelas, abrir calles sin salida.

También incluye la construcción de más canales de regadío, construcción de un Matadero en la zona norte de Santiago, suprimir las chinganas (como bares y fondas permanentes que había) y crear casas de diversión popular, transformar el empedrado de las calles y mejorar las veredas, construir una Nueva Casa de Ciudad, terminar la avenida Ejército Libertador, reparar tanto el Matadero como la Cárcel, junto con proveer de un uniforme y armamento a la policía.

Plano de Santiago urbano en esa época

El museo tiene un plano muy genial. Con los botones de colores se puede ver la estratificación social. Los puntos verdes corresponden a sectores campesinos y rurales. Ahí se ve parte de San Miguel, San Joaquín, Ñuñoa, Las Condes, Quinta Normal, Estación Central, Independencia, Recoleta, Renca.

En color rosado, están los sectores populares urbanos, es decir, obreros y clase baja. Sé que quizás no se nota mucho, pero es una línea de círculo inmediata a los puntos verdes. Destacan como puntos rosados: Providencia, el sector de Carlos Valdovinos, la Quinta Normal, Exposición y lo que era La Chimba, que es donde está la Vega Central y toda esa zona al norte del río Mapocho. En esos tiempos, las calles tenían otros nombres.

En color azul, está la clase media, que son los pocos profesionales, militares y gente del sector público. Finalmente, en círculos rojos se encuentra la aristocracia. Estos últimos son círculos grandes en el centro. Así era Santiago antes de la Guerra del Pacífico, más o menos por 1872. La calle Vicuña Mackenna se llamaba “camino de cintura” y era también un camino rural que llegaba hasta Puente Alto y Pirque, zonas de campo.

El camino de Cintura de Santiago

Dentro de las cosas que sí se hicieron, está el Camino de Cintura. Por el oeste, son calles Matucana y Exposición (donde están las estaciones Quinta Normal y Estación Central del metro). Por el sur, la avenida Matta donde correrá la Línea 3 de metro. Por el oeste, la avenida Vicuña Mackenna que es donde corre la Línea 5 de metro. Finalmente, por el norte, la costanera del río Mapocho, donde está la estación Cal y Canto.

Este camino de cintura era el límite urbano de Santiago, todo lo que estaba afuera se calificaba como sector rural o popular a efectos de división administrativa. Era una manera también de segregar la ciudad, tristemente, pues había un Santiago civilizado del cual las autoridades se preocuparían y un Santiago pobre mirado en menos y desdeñado. Actualmente esa división subsiste, pero desde Plaza Italia hacia arriba (los ricos) y hacia abajo (los pobres).

Sala de Vicuña Mackenna dedicada a sus viajes

El Museo Benjamín Vicuña Mackenna tiene otras 2 salas de exhibición más. Ahí uno aprende un poco de cómo se le ocurrieron todas esas ideas. La sala de los Viajes nos muestra que fue un exiliado político en 1851, tras el motín de Urriola. Eso lo llevó a conocer parte de Europa y Estados Unidos, empapándose de esa cultura y queriendo traer parte de esas ideas (principalmente francesas) a Chile. Políticamente, Benjamín Vicuña Mackenna era liberal.

Estación de Ferrocarriles de Concepción, la más linda de la época

Parte de sus viajes, los contó en un libro (escribió cientos) llamado “Diario de tres años de viajes: 1852 – 1855“. La otra arista de viajes que se muestra es su campaña presidencial en 1875. Sí, Benjamín renunció a la Intendencia para ser Presidente de Chile, pero no lo logró. Dentro de lo que sí logró, hizo un cambio relevante en la forma de hacer campañas, yendo a las regiones en vez de concentrarse solo en Santiago.

Por cierto, una pena ver que la estación de Concepción era tan bonita… y había tren entre Santiago y Conce.

Motín de Urriola en 1851, bloqueando la Alameda de las Delicias

En 1851, la pugna entre conservadores y liberales era feroz. Estamos hablando de años en que el Estado y la Iglesia Católica no estaban separados, eso recién ocurre con la Cuestión del Sacristán en 1856. El grupo de los liberales no solo planteaba el liberalismo económico (como se podría identificar hoy), sino también un Estado laico, más derechos civiles, mayores atribuciones y mejoras para los obreros, entre otras cosas que eran muy avanzadas para la época.

Dentro de lo que sale en el museo, para hacer la barricada se usaron hasta camas de hospital. El motín se hizo previo a la elección de Manuel Montt, siendo presidente Manuel Bulnes. Una vez que fue elegido Montt, se inició una Guerra Civil que ganaron los conservadores. En 1861 volvió Vicuña Mackenna del exilio, ya con el liberal José Joaquín Pérez electo.

Vicuña Mackenna como periodista y otras facetas

Vicuña Mackenna fue periodista, escritor y bombero. Dentro de sus ideas políticas, reivindica el papel de la mujer en la sociedad, crea la Sociedad Protectora de Animales para proteger los caballos que hacían servicio de carruaje, y era un americanista. Fue uno de los varios intelectuales que formaron parte de la Sociedad de la Igualdad, un grupo que generó escándalo entre los conservadores y religiosos de la época, por sus ideales liberales y pro-obreros.

Sala familiar del Museo Benjamín Vicuña Mackenna

La otra sala refiere a su familia, muestra muebles de su casa y cosas de ese estilo. Hay gente a la que le puede gustar, en mi caso, esas cosas no son de mucho interés jajaja.

Pintura de Dolores Vicuña Mackenna, su hermana

En la Biblioteca de Vicuña Mackenna, se puede apreciar tanto lo que eran sus escritorios, sus libros, la habitación y mobiliario de la época, como también algunos detalles interesantes. Lo que más me gustó fue la pintura de Dolores Vicuña, su hermana. Pintaba muy hermoso y la luna tiene un efecto bacán, porque dependiendo de la iluminación de la sala cambia de color.

Balcón de la Biblioteca de Vicuña Mackenna

Uno también puede subir al balcón y ver cómo veía la calle, era algo genial. No les muestro la vista de la calle porque se ven puros árboles jajajaja, pero el simbolismo histórico es notable.

Bus del 213e Transantiago llegando a Plaza Italia

Me fui del museo cuando estaban cerrando, llené una encuesta y me fui a pie hasta Baquedano otra vez. Fue bacán haber ido.

COMENTARIOS FINALES

No es un museo que uno se lo recomiende como imperdible al turista, pero sí es un museo que se debe visitar si te interesa el urbanismo, además de saber cómo se construyó o formó Santiago. Para mí, vale la pena. Es gratis, la gente es muy amable, se pueden tomar fotos (siempre sin flash).

La visita se divide en 3 partes: las tres salas temáticas de arriba, un subterráneo que tiene obras de otros artistas y la biblioteca personal de Benjamín. A esta última, te acompañan con un guía que te explica todo. El resto, las puedes hacer solo. La guía Constanza, una practicante de Pedagogía en Historia, me explicó todo con mucha amabilidad y harto detalle.

Finalmente, el único punto “al debe” que tiene es la accesibilidad universal. Es gratis, pero tiene escaleras para todo. No hay acceso para personas con discapacidad a ningún sitio o, al menos, yo no vi ascensores.

Ariel Cruz Pizarro

Si te gusta el blog, puedes hacerte fan en Facebook Administración y Transportes CL, compartir estos artículos con tus amigos y hablar en la mesa de tu casa sobre los viajes en bus. A la derecha hay un buzón para suscribirse por correo y dejar tu opinión es gratis, así que eres bienvenido a dejar tu huella aquí.

Confia en Jehová, y haz el bien; y habitarás en la tierra, y te apacentarás de la verdad. Deléitate asimismo en Jehová, y él te concederá las peticiones de tu corazón. Encomienda a Jehová tu camino, y confía en Él; y Él hará. Exhibirá tu justicia como la luz, y tu derecho como el mediodía” Salmos 37:3-6

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *