Relatos Subterráneos – Capítulo 12

Capítulo 12 – La voz de la experiencia

IMG_1205

Les presento uno de mis célebres mapas con paradas y recorridos, no son obras de arte pero sí son útiles. Esta vez me tocó en estación Grecia. De este lugar sólo recuerdo tres cosas: (1) hay una hermosa decoración donada por el Ministro de Cultura de ese país; (2) es una de las pocas estaciones con andén en curva de nuestro Metro (la otra es Manquehue) y (3) tengo muy pocas fotos de esta estación.

En las clases estábamos hablando sobre la importancia de la primera impresión y ciertos efectos que nos hacen caer en prejuicios respecto de otras personas (como el efecto de halo, donde básicamente agarras la cualidad de una persona y la juzgas por esa obviando el resto. Ella está estudiando, entonces asumo que es una persona brillante, responsable, correcta y un montón de cosas positivas más a partir de ese mero hecho, ¿y si ella solamente está estudiando y no es nada de eso?). No pude evitar acordarme de la clase y nuestras discusiones. Notarán que en las intervenciones con materias académicas que les pongo siempre hay un pequeño dejo a mentalidad hacker jajajaja.

Llego a la estación, veo a una jefa de estación, otra jefa y una asistente de cliente. Me presento pensando en que una de las jefas era la de mi turno y una de ellas, muy observadora, ve que llevo un papel.

– ¡Hola! Buenas tardes, soy el asistente de la tarde, mi nombre es Ariel.

Nos presentamos, me dicen que son las jefas de la mañana. Me causa extrañeza que haya dos jefas en una misma estación en un día domingo considerando que a veces un jefe tiene asignadas dos estaciones por la falta de personal, pero no alcanzo a consultar porque derivamos en una conversación sobre la estación y las cosas típicas que te pueden preguntar acá.

– ¿Y ese papel que traes ahí? ¿Es un recado? – dice una de ellas
– ¿Esto? No – me río porque se lo que va a pasar – esto es mi mapa personal de la estación, cada vez que llego a una estación nueva me hago uno de estos mapas.

Golazo de media cancha. Se sorprendieron mucho de que alguien se hiciera mapas antes de empezar un turno, pero no sé si es bueno que existan este tipo de situaciones. Yo me hice estos mapas porque el Metro dispone de mapas de la estación y red de Metro en lugares estratégicos para el pasajero, pero no para nuestros puestos de trabajo y ubicaciones dentro de las estaciones. ¿Han visto un asistente de cliente parado al lado del mapa? No, nosotros siempre estamos lejos del mapa. ¿Y por qué no los paran al lado de los mapas? Porque los jefes deciden dónde ponernos, somos como alfiles de un juego de ajedrez. A mí me gusta que el pasajero llegue a destino, es más fácil explicarle gráficamente con el mapa a decirle una chorrera de instrucciones que no va a retener, así que me los hago.

Una idea re simple sería que Metro dotara a sus guardias, asistentes de clientes y de andén con folletos chicos. Así como contratan jóvenes para difundir en horas peaks sobre las novedades (cambios y extensiones en estaciones de rutas expresas, división de flujo de público para combinación en estación Tobalaba durante hora punta mañana), podrían hacer avisos para las estaciones y así cada trabajador tiene un mapa propio de la estación, con formato estandarizado, bien presentable para el pasajero y que denote una preocupación por atender con calidad. El único inconveniente sería que se los robaran, pero puede haber varios de estos mapas por estación, se controlaría su existencia en inventario así como se hace con las llaves y se pueden reponer de forma periódica.

– Soy Lorenzo, el jefe de estación de la tarde.

Me quedé conversando harto rato con don Lorenzo antes de empezar el turno, pues los dos llegamos temprano. Sólo les dejaré una de sus frases (así él también sabe que no se llama Lorenzo jajaja, ¡saludos para usted!)

Fui cajero por más de 20 años, después el Metro quiso tener más jefes de estación y nos promovieron, varios llegamos así a nuestros puestos“.

Bonus Track

Inserto las imágenes del Flickr Oficial de Metro de Santiago sobre las obras de arte de esta estación, todo el crédito de estas fotos es de ellos (compartiría las mías, pero nunca les he pedido permiso a los jefes de estación y teóricamente son imágenes para uso personal, no comercial jajajaja, algún día hablaré con Lorenzo a ver si hago fotos en el lugar con la T3).

Donación Fundación Mustakis

Donación Fundación Mustakis

Donación Fundación Mustakis

Leer capítulo 11 <-

Leer capítulo 13 ->

 

2 comentarios sobre “Relatos Subterráneos – Capítulo 12

  • el junio 22, 2016 a las 8:14 pm
    Permalink

    Hola Ariel…. estoy tan entretenida leyendo tus vivencias en el metro… y los datos para viajeros… desde esta mañana que te leo… y ya me dieron las 16:00 hrs… a ratos avanzo en el poco trabajo que tengo hoy 😉

    Eres muy ameno para relatar tus experiencias, te iría muy bien como escritor de alguna columna en algún periódico 🙂 Incluso para un libro!!

    Pero veo que no llegaste al capítulo 40 🙁 qué te pasó??

    Terminaste de estudiar en la U?

    Estaré atenta a tu respuesta, si es que lees este comentario.
    Gra (22 Jun 2016)

    Respuesta
    • el junio 23, 2016 a las 5:37 am
      Permalink

      Hola Gra! Claro que estoy atento pues y que rico es poder recibir comentarios como el tuyo, saber que uno llega a las personas 🙂

      Muchas gracias por tus halagos, bueno el blog es para eso, poder escribir en un sitio propio y no sé si hacer de vitrina, pero sí darme el gusto de hacer lo que mejor me sale (creo yo) sin tener pitutos jajajaja. La idea del libro la pienso desde hace años, pero por temas de $ yo creo que va a tardar, es medio caro hacerlo.

      Respecto al Cap. 40, más o menos como en septiembre del año pasado el blog estuvo un buen tiempo caído por problemas del servidor. De ahí, yo tuve unos achaques físicos por estrés (la bendita universidad!) así que prioricé la escritura de cosas más livianitas como turismo, transportes, experiencias de viaje con empresas. Hacer los capítulos, si bien no son textos largos, sí es muy desgastante emocionalmente al retroceder en el tiempo, recordar y escribir desde esa base. Yo creo que lo retomaré después… la U todavía me tiene que torturar por unos 2 añitos más jajajaja (ojo, la tortura no es ir a la universidad, sino que a veces se ponen muy jodidos con trabajos y terminan sobre-exigiéndote. Al final, uno termina haciendo las cosas por inercia, rapidito pero sin calidad y a mí no me gusta, sé trabajar bajo presión pero cuando se trata de aprendizaje, prefiero darme mi tiempo).

      Un abrazo enorme y muchos saludos! Que rico que lo estés disfrutando :)!

      Ariel

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *