Roberto Vackflores: “Del sistema de Madrid tenemos mucho que aprender”

Esta vez vengo con una entrevista interesante y poco usual. Con Roberto hemos trabajado dos veces para mejorar el diseño de los buses de Transantiago. El mes pasado nos reunimos nuevamente para conversar pero no solo de micros, sino de muchos otros tipos de vehículos. Creo que es una conversación muy enriquecedora, aparte de que Roberto es una gran persona. ¡Pase y disfrute! La entrevista la hicimos el día 12 de abril, 2018 en la UDP.

1) Presentación

Mi nombre es Roberto Vackflores, tengo 41 años y soy profesor de Diseño en la Universidad Diego Portales. Me siento muy contento con el proyecto de universidad. Tengo el título de Master en Diseño Automotriz (2000) en Milán y más allá de la parte automotriz, mi trabajo en Chile se ha concentrado más en el desarrollo de productos industriales, especialmente envases.

He hecho muchos diseños, más de 600, aunque no les pongo firma. Busco crear productos funcionales y racionales, hay otras áreas del diseño que son más vistosas. Dentro de mis trabajos he diseñado refrigeradores, cocinas, calefont, utensilios de cocina, housing, carcasas, paraderos, semáforos y diseño de productos con tecnologías.

Al margen del resto de las preguntas, por ahí vi un semáforo futurista tuyo en internet, ¿cómo fue eso?

Sí, eso fue en un concurso en Corea del Sur. No gané el concurso, pero sí gané un buen lugar y varias empresas quisieron comprar el diseño y desarrollo del semáforo. Se lo vendí a una empresa turca. También me tocó ir a Turquía a hacer el desarrollo (Isbak). Lamentablemente no lo fabricaron porque necesitaban una pantalla OLED. Afortunadamente, igual me pagaron todo.

Acá en Chile hay 2 empresas que desarrollan y fabrican semáforos: Auter y Tek. Una de ellas me contrató para diseñar un semáforo y ya se está empezando a implementar.

2) Roberto, ¿cómo llegaste a estudiar Diseño y qué expectativas tenías al comenzar?

Siempre me gustó la arquitectura pero, en específico, la escala reducida de la arquitectura. El diseño industrial tiene que ver con la usabilidad. En cambio, la arquitectura tiene mayor preocupación por la generación de refugios, de lugares donde habitas o te mueves. Por este gusto de la escala reducida, elegí el diseño como profesión.

Hay varias cosas que comparten los diseñadores, acá todos tienen que tener una gran creatividad y capacidad de innovación. Es más, literalmente tienes que profesionalizar tu creatividad. Yo me gano la vida con eso, solucionando problemas de fabricación, de construcción, de uso, etc.

Estando en la carrera, como en 2° año vi que quería ejercer el diseño de productos. Algunos nunca tienen claro qué es lo que les gusta. A mí me gusta el diseño de housing (carcasas) y vehículos. Tuve la oportunidad de postular a un magister y hacerlo, el diseño de transporte también era algo que me gustaba en la universidad.

3) ¿Cómo fue tu experiencia de perfeccionamiento en Milán y qué anécdotas recuerdas de tus años allá?

La Scuola Politecnica di Design (SPD) es una escuela prestigiosa, de las mejores en diseño automotriz del mundo. La formación es muy buena, aprendí de procesos de fabricación de gamas altas. Vimos procesos como estampado en metal, integración de proyectos complejos como un auto. Aparte que una experiencia fuera del país también es muy valiosa, es un gran aprendizaje.

Eso sí, siempre quise volver a Chile para ejercer. Quería aplicar mis conocimientos en el lugar donde nací, nunca pensé en quedarme allá. El programa duró 1 año. Allí uno postula a un nivel introductorio o al Master, yo quedé en el Master, sino habría estado 2 años. Arrendé un departamento con mi señora. En Chile, somos pocos los que tenemos el título de diseñadores automotrices, como 5 personas. Mi señora es uno de ellos, hicimos juntos el Master y también trabajamos por varios años en la oficina (Crab.cl).

Respecto a anécdotas, hay varias. Italia tiene muchas costumbres latinas, hay elementos parecidos. Los milaneses eran personas amables, quizás no es tan turística como otras ciudades pero es entretenida para venir. Tienes la Feria del Mueble, la moda, la gente le da mucho valor al buen vestir y la comida. Es una ciudad multicultural, es entretenido conocer gente de todos lados.

Recuerdo que allá se usa harto la moto. Nosotros nos compramos un motorino (ciclomotor, moto scooter) sin patente, salíamos a pasear y a carretear en ella. En una ocasión, salimos, la dejamos estacionada, estábamos comprando en una tienda, llegaron unos policías y se la querían llevar a los corrales. Salí a explicarles que era mía, que no se la llevaran, y al final me llevaron detenido por tenerla sin patente, fue peor. Me soltaron al rato eso sí, vieron que era estudiante y ahí me fui.

El problema de la patente era que los italianos son muy burocráticos, el trámite era eterno y nosotros íbamos a estar por 1 año no más. Otra anécdota fue que en un taco, chocamos con la moto, abollamos un auto. Le pasamos dólares a la señora del auto para que no llamara a la policía. Casi al terminar el viaje, nos terminaron robando la moto. La teníamos estacionada y se la llevaron.

Felizmente el motorino nos acompañó por mucho tiempo, era una moto Aprilia. Allá hay mucha pasión por las motos, hacen motos buenísimas y muy bonitas. Yo creo que Ducati es la mejor en eso. Para mí, en autos los diseños ingleses son los mejores, y en motos nadie supera a los italianos.

4) ¿En qué proyectos de buses y vehículos has participado?

En Inrecar, con la Universidad Diego Portales, hicimos un ejercicio de máscaras y traseras, nos imaginamos ese bus en 20 años más. En vehículos especiales he hecho varios. En TMG – Carrocerías San José también he trabajado harto. Diseñé carros de bomberos medianos y grandes, vehículos blindados y ambulancias.

En Inrecar me especialicé más en ambulancias. Tuve la fortuna de poder diseñar una ambulancia completa desde cero. Ahora Inrecar, además de buses, fabrica ambulancias. Era una AEA (Ambulancia de Emergencia Avanzada).

Personalmente, me siento cómodo trabajando con Inrecar. Inrecar es la fabricante de taxibuses más grande de Chile, tiene un área de Diseño y Desarrollo propio, una planta de fabricación en diferentes etapas que tú mismo conociste.

Los buses son buenos, competitivos y ahora tienen la ambulancia más linda de Chile. Es una fábrica bonita y con un buen equipo.

También, por ahí, vi que estuviste metido en un diseño de vehículos solares

¡Sí! Acá en la Universidad Diego Portales hicimos vehículos solares. Participamos de la Carrera Solar Atacama con alumnos de la Escuela de Diseño. Hicimos 2 diseños muy bonitos, eran chasis de aluminio, 1 era de carrocería de fibra de vidrio y el otro era en PAI (Poliestireno de Alto Impacto). Fue increíble, una experiencia muy linda.

En el primer auto participaron 30 estudiantes en 3 semestres. La carrera es larga, son 800 kilómetros en 6 días. El segundo auto lo desarrollamos con alumnos en 1 semestre. Hoy no estoy en ese proyecto, no escondo que me hubiese gustado tener un Departamento de Desarrollo de Transportes en la universidad aunque el financiamiento es muy complicado. Eso sí, los estudiantes que participaron en esto lo encontraron alucinante.

¿Y en la carrera cómo les fue?

Perdimos en las dos. La primera nos fue mal, eran 12 competidores y llegamos como 9° ó 10°, eso fue en la carrera 2014. El Pandinus (así se llamaba) tuvo un gran problema eléctrico, era algo que no contábamos. En la segunda vez, tuvimos una falla mecánica de dirección. El sistema falló y perdimos 1 día de carrera. Pese a ello, igual dimos la pelea y llegamos como 2° ó 3° lugar. El Pandinus II ganó el premio de diseño.

* En rigor, los vehículos participaron en la categoría híbrida (impulso humano y eléctrico).

5) ¿En qué contexto está la industria carrocera nacional y cómo ves las proyecciones a futuro? 

Mi proyecto de título -que debe andar por ahí- en 1999 fue justamente crear un bus. Estaban las micros amarillas, me tocó investigar la industria carrocera nacional y había varias empresas. La más grande era Metalpar, ellos tienen una planta metalmecánica gigante, una infraestructura mortal que desearía cualquier otra fábrica.

Hoy la empresa más grande es Inrecar, después viene TMG – Carrocerías San José aunque su foco son los vehículos especiales. Finalmente, hay algunos talleres más pequeños o artesanales. Inrecar fabrica entre 30 y 40 buses mensuales, es una de las empresas líderes en el segmento de buses de 9 metros.

¿Debería haber buses de Transantiago fabricados en Chile?

Yo creo que no se ha dado por un tema de tiempos. Las licitaciones ocurren en momentos específicos y entre el acto de compra y la entrega de los buses hay poco tiempo. No existe la infraestructura en Chile para atender ese nivel de demanda. En el subcontinente, Brasil es el único que puede responder en esos plazos cortos. Necesitas tener una gran infraestructura y mucho stock, acá nadie tendría 1.000 chasis de stock en la bodega para carrozar.

Yo creo que el proteccionismo tampoco es una buena política, pero sí sería deseable que dieran más facilidades para desarrollar la industria nacional.

¿Recuerdas algún detalle relevante de tu proyecto de título?

De lo que recuerdo, buscamos que fuera un bus amistoso. Un vehículo particular refleja en parte la personalidad de las personas, tienen caras, reflejan una emoción. Un bus también es un vehículo aunque tiene connotaciones distintas. Un bus tiene que ser amistoso, inclusivo y moderno.

Nosotros miramos a los delfines, su figura. Fue un bonito trabajo de equipo, hicimos 3 maquetas. Así partí conociendo las carroceras. Estuve en la fábrica de Cuatro Ases, en Inrecar, Sport Wagon y en Metalpar.

6) Con tu trayectoria y experiencia como docente, ¿qué significa para ti el Diseño Industrial y qué desafíos tienen los nuevos estudiantes de la carrera?

El Diseño Industrial cada vez es más competitivo y hay nuevas oportunidades para desarrollarlo. Las nuevas generaciones tendrán que crear nuevos espacios para ejercer. Es importante comprender la tecnología y sus avances como parte de una solución a un problema, no como un fin último.

Aquí en general hay buenos estudiantes, se toman en serio lo que están haciendo y uno lo nota. Si hay que hacer un trabajo difícil, lo hacen, llegan con eso. Como docente eso es motivante, a ellos les importa lo que entregamos, lo aprecian y también visualizan que eso les servirá más adelante. Hay madurez y sana competencia entre ellos.

Eso sí, también hay muchas personas que no logran ejercer. El rango de sueldos también es muy variable, aunque cuando tienes una oficina de diseño, ahí no tienes un techo salvo por los trabajos que vayas ganando.

7) Dentro de tu experiencia internacional, ¿qué modelos de buses te parecen los mejores y por qué?

Tengo la experiencia de conocer buses ingleses, unidades Wrightbus y Alexander Dennis. Ambas marcas son lo más representativo del tipo de bus inglés. En diseño interior y terminaciones son muy bonitos, aunque son pocos países los que ocupan buses de 2 pisos en su transporte público. He visto los buses BYD, los que llegaron a Chile y otros que he visto por internet. Son de buena factura, tienen harto espacio pese a las baterías.

En Turquía estuve hace como 10 años. Vi algo muy parecido al bus que queríamos hacer en el proyecto de título ahí, en Estambul. El sistema es genial porque tienes vías exclusivas entre las autopistas, tienes paraderos cerrados y los buses reciben unas 150 personas de forma cómoda. También son buses bien iluminados, de ventanas amplias. Ése me llamó la atención.

Las ciudades fluyen de una forma. En Lima, hay una visualización de un sistema de buses con corredores. Ahora acá en Santiago, los corredores nuevos deberían ser otro avance.

De modelos, el Mercedes Benz Citaro lo encuentro un bus muy lindo y genial. Es alto, eso es bien visto en los buses, te hace sentir cómodo tener un piso muy bajo y un techo muy alto, circula mejor el aire y se ve amplio por dentro. Tiene ventanas grandes, entra harta luz. Eso sí, yo lo veo difícil de implementar en Santiago. Hay mucho vandalismo, sobre todo con los rayados de ácido. Acá en Santiago se reponen cerca de 2.000 ventanas de buses al mes. Nosotros necesitamos un bus de batalla, un bus que aguante.

¿Recuerdas algo de los buses de Italia u otras cosas?

Allá eran buses Iveco. Recuerdo también que estudié harto el modelo de transportes de Madrid. Madrid pasó algo parecido en cuanto a la necesidad de modernización que tenemos nosotros. Tienen ideas interesantes en sus diseños de buses: hay sillas para bebés, zonificación del bus (colores para delimitar zonas del bus), llevan bicicletas en algunos recorridos, hay información variable dentro de los buses.

Además, culturalmente tenemos cosas en común. Del sistema de Madrid tenemos mucho que aprender, deberíamos verlo con más atención. Esa transición que hicieron ellos no es de hace mucho, unos 5 años más o menos.

COMENTARIOS FINALES

Con Roberto Vackflores en UDP

Agradecer a Roberto por su tiempo, su disposición y también esta grata conversación. Es todo un agrado compartir con Roberto, además de ser una persona que sabe mucho y que tiene la generosidad de compartir todo eso, ha tenido experiencias con distintos transportes: buses, ambulancias, vehículos especiales, autos con energía solar, etc.

Espero sinceramente que la hayan disfrutado. ¡¡Muchos saludos y bendiciones a todos!!

Ariel Cruz Pizarro

Si te gusta el Metro, el transporte público, los viajes, la ciudad… no te puedes perder mi libro Corte de Cinta. En él, escribí varios cuentos, poesías y novelas en relación a estas temáticas. Puedes adquirirlo directamente conmigo, enviando un correo o por Mercado Libre.

Y si te gustó lo que viste en el blog, te recomiendo que te suscribas para estar atento a más novedades, siempre trato de hacer artículos novedosos o bien hechos sobre estos temas. En el fanpage de Facebook puedes recibir noticias del blog también.

“Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis, llamad, y se os abrirá” Mateo 7:7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *